Hi colega

Doctor Agüera (de día) y Mr. Tunait (de noche). Un romántico sin remedio, pero también un crápula que se las sabe todas. Son las dos caras de Tony Tunait, un artista que creció entre guitarras y lienzos de pintura mientras escuchaba flamenquito y rock en Ubrique (Cádiz) y que ahora ha hecho de la noche granadina algo más que un estilo propio de vida.

Tony Tunait se llama también el primer largo en solitario del músico; once canciones “a pecho descubierto” que destapan todo un universo lleno de cuerpos que se encuentran a tientas, de miradas en el espejo, de caladas interminables, de noches de lujuria y mañanas de resaca, de ganas de echar el tiempo hacia atrás y de demasiadas madrugadas en vela.

Grabado entre Madrid (GG Producciones) y Granada (Curva Polar), el álbum es la apuesta más personal de Tunait en la música después de su paso por bandas como Bubaia y Flamencos Yntermitente y de varias maquetas en solitario. Los años le han hecho cantar mejor y ganar en poesía. Ya ha perdido el miedo a llamar a las cosas por su nombre y tiene claro que su relación con esto de la música va para largo.

Las baterías de Javier Portugués y José Uribe, los bajos de Juan José Moreno y Javi Rodríguez, las guitarras de Javier Cabañas y Pepe Pulido y las teclas de Iñaki Quijano, David Montañés y Raúl Bernal suenan en este álbum, que verá la luz esta próxima primavera.

Pop y rock se dan la mano en un disco en el que hay amor, desamor, nocturnidad y alevosía a partes iguales: singles rotundos como Regalo del día de los enamorados o Aún no, una declaración de amor a la ciudad de su vida (No fue por el azar), miradas a lo complicado de las relaciones (Layla, Nada que ver, Sólo amor o Compromiso), invitaciones al disfrute y las ganas de exprimir la noche (Vida alegre, Es tiempo de disfrutar o Tony Tunait) y auténticas joyas como No puedo quererte más.

Te darán ganas de bailar, de salir a beberte las calles, de enamorarte.